LA IMPORTANCIA DEL AGUA PARA EL CEREBRO

Si de cuidar el cerebro se trata, mejor beber agua. Nuestro cerebro agradece (necesita) gimnasia mental, pero también hidratación. Hidratarnos con agua mejora nuestro rendimiento cognitivo. 

El último informe científico del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) ha mostrado que un descenso de tan sólo un 2% de agua en nuestro cuerpo, puede causar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención. Un descenso de un 2% de agua en el cuerpo, puede causar pérdida momentánea de memoria. En este aspecto, la evidencia científica revela que la deshidratación conlleva repercusiones en el rendimiento intelectual, provocando lentitud del pensamiento y de los reflejos y un aumento significativo de los errores en la solución de conflictos. De hecho, hay estudios que señalan que la deshidratación provoca una caída de la capacidad de concentración en un 15% y una disminución de la memoria a corto plazo del 10%. Igualmente, se señala que a partir

del 1% de deshidratación corporal se observa una disminución significativa del rendimiento de la memoria de trabajo y que, con una deshidratación del 3%, pueden aparecer fuertes dolores de cabeza, alteraciones en la destreza y desorientación temporal y espacial. Si no se mantiene una buena hidratación, el rendimiento se verá mermado.Por todo ello, en situaciones en las que se necesita un esfuerzo mental intenso y en las que se requiere un alto nivel de concentración, el IIAS recomienda beber agua frecuentemente pues, si no se mantiene una buena hidratación, el rendimiento se verá mermado.

Siete consejos para mantener una correcta hidratación:

  • No esperar a tener sed para beber agua, ya que tener sed es un síntoma de que podemos empezar a deshidratarnos
  • Es importante beber 8 vasos de agua (1 media hora antes de comer y los demás repartidos durante el resto del día) para reponer las pérdidas de agua del cuerpo, sobre todo si estamos expuestos a altas temperaturas
  • Hay que beber agua antes, durante y después de realizar cualquier deporte. Es recomendable beber agua antes de salir de casa, sobre todo en las horas de mayor calor.
  • Es aconsejable llevar una botella de agua mineral al salir a la calle, así podremos hidratarnos en cualquier momento y lugar.
  • Si hay niños o ancianos a nuestro cargo, es bueno ofrecerles agua a menudo, ya que no siempre saben alertarnos cuando sienten sed y son los principales grupos de riesgo expuestos a la deshidratación.

 

 

 

 

 

 

Share This
A %d blogueros les gusta esto: